Consejos de seguridad para cuidar a los más pequeños

12
Mar
seguridad-niños

 

La llegada de un hijo cambia la vida de sus padres por completo y para siempre,  haciéndolos vivir las experiencias más intensas en todos los ámbitos.

 

Quienes transitan el asombroso mundo de la paternidad, en muchas ocasiones se encuentran ante diversas preguntas y dudas sobre el cuidado y la protección de sus niños.

 

En esta oportunidad, en el blog de Prosegur resumiremos una serie de recomendaciones para resguardar a los integrantes más pequeños de la familia en sus distintas etapas de crecimiento y en diferentes situaciones.

 

Medidas de protección y cuidados básicos

 

Es importante que desde la primera infancia los niños incorporen algunas reglas básicas para protegerse a sí mismos.

 

  • El niño debe aprender su nombre completo, domicilio y teléfono.

 

  • Los adultos deben enseñarle a hablar claramente por teléfono con personas de su confianza o a llamar a teléfonos de emergencias como el 911.

 

  • Mantener una comunicación fluida con el niño para que sepa que puede contar a sus referentes cualquier cosa que lo asuste o lo haga sentir incómodo.

 

  • Explicarle a quiénes dirigirse en caso de peligro, ya sea en la casa, en la calle o en la escuela.

 

  • Enseñarle que en caso de perderse, es mejor que se quede parado en el lugar o que pida ayuda a un policía o personal de seguridad, en lugar de buscar el camino.

 

  • Es importante conocer las amistades y compañías del niño, sin invadir su privacidad.

 

  • Los adultos deben saber con quiénes intercambia mensajes, correos electrónicos o habla por teléfono.

 

  • Es productivo que los padres participen activamente en sus gustos recreativos.

 

Seguridad en el hogar

 

En alguna oportunidad puede suceder que los más pequeños deban permanecer en el hogar sin contar con la supervisión de un adulto. Para garantizar su seguridad es importante que los padres se tomen el tiempo de explicarles qué precauciones tomar y cómo cuidarse ante posibles amenazas. Algunas medidas sencillas permitirán mantener la tranquilidad de toda la familia.

 

  • Charlar y enseñarles sobre prevención.

 

  • Explicarles de manera sencilla por qué deben seguir las normas de seguridad cuando están solos.

 

  • Pedirles que no abran la puerta de la casa a desconocidos bajo ninguna circunstancia. Los mismos padres pueden enseñarle a través de ejemplos a quién no deben responder o abrir.

 

  • Que no den información a extraños ni digan que están solos en la casa ante una llamada telefónica.

 

  • Que se comuniquen regularmente para informar cómo están. Los padres también pueden realizar llamadas.

 

  • Enseñarles cómo utilizar las cerraduras y el sistema de alarma.

 

  • Pedirles que no inventen juegos nuevos con elementos peligrosos, como fuego, cuchillos o gas.

 

  • Enseñarles que no deben entrar en la casa si ven que la puerta ha sido forzada o está abierta o si ven las inmediaciones de la puerta de acceso a extraños en actitudes sospechosas.

 

  • Indicarles a qué comercio o espacio público de la zona dirigirse en caso que esto ocurra, desde donde puedan avisar por teléfono.

 

  • Ponerse de acuerdo sobre las visitas de amigos cuando no haya adultos en la casa.

 

  • Verificar que la habitación del niño no sea de fácil acceso desde el exterior y que no puedan salir sin conocimiento.

 

  • Establecer con algún vecino un sistema de “mutua cooperación”, que permita verificar el estado de la casa y el  niño o que puedan llamarlo para corroborar que esté bien.

 

  • Colocar las llaves de la casa en un lugar seguro. No dejarlas debajo del felpudo o en el buzón del frente de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *